6 Herramientas gratuitas para firmar electrónicamente Documentos PDF – Parte I: PDFCreator y ClickSign

11 Flares Twitter 2 Facebook 1 Google+ 3 LinkedIn 5 Email -- Filament.io Made with Flare More Info'> 11 Flares ×

Si hay un formato de documento electrónico que se ha consolidado como la opción interoperable y profesional por excelencia para el intercambio de estos documentos, tanto en el sector público como en el privado, lo es sin duda el formato PDF. No importa que un usuario utilice la plataforma Windows, Mac OS o incluso Linux o cualquiera de las plataformas móviles, está perfectamente soportado en prácticamente todas.

Inventado por la empresa Adobe, su gran interoperabilidad, su carácter de estándar abierto, su calidad y la disponibilidad de lectores gratuitos en las diversas plataformas, han hecho que Internet haya actuado como un catalizador para su éxito que lo convirtió en un estándar de facto que ha acabado evolucionando hacia un estándar de iure cuya versión más actual es la norma ISO 32000-1:2008.

Para la Administración ha resultado ser un formato de documento electrónico particularmente adecuado por su soporte nativo para firmas electrónicas basadas en certificado electrónico, incrustadas dentro del propio documento.

La simplicidad de que la firma pueda estar embebida dentro del propio fichero PDF y de nuevo, el hecho de que Adobe proporcione también un lector gratuito, Adobe Reader, que sea capaz de detectarlas y validarlas ha sido un hecho muy favorable a la extensión del uso de documentos PDF firmados electrónicamente. Así cualquier usuario puede descargarse, por ejemplo, los boletines del BOE en formato PDF y validar su firma electrónica (sello electrónico en este caso).

Las Licencias de Pago como una Barrera más al uso de la Firma electrónica de Documentos PDF

No obstante, este bonito cuadro siempre ha visto afeado por una gran mancha: Adobe Reader no permite realizar firmas electrónicas (salvo en formularios PDF preparados para ello), sólo permite validarlas. La opción de la casa, la familia Acrobat, es de pago, lo cual, aunque su licencia no es muy cara, en la práctica ha supuesto una barrera de entrada más y por tanto un freno más a la utilización masiva de la firma electrónica en el intercambio de documentos en la Administración y entre Administración y ciudadanos.

Cuando aparecen licencias software también se dificulta considerablemente la iniciativa desde las bases, la iniciativa de los propios usuarios. Esto es importante porque en la práctica los (pocos) usuarios/funcionarios con conocimiento, inquietudes e interés en innovar y probar nuevas herramientas son una fuente de innovación e impulso muy valiosa en cualquier organización, ya sea pública o privada.

Captura PDFCreator

El popular generador de PDFs PDFCreator también incluye funcionalidades de firma electrónica

Hace años que existen alternativas como, por ejemplo, PDFCreator, que son gratuitas o “casi” gratuitas. Pero hasta hace poco la oferta era muy pobre: productos poco usables, disponibles solamente en el idioma inglés, etc.

Por suerte, la situación ha cambiado y mucho en los últimos tiempos. Ha habido bastante movimiento en cuanto a nuevos y atractivos productos, disponibles en castellano y además gratis. En este artículo voy a hacer una pequeña presentación de algunas de las opciones más interesantes, no pretende ser una comparativa en profundidad, simplemente un artículo práctico y muy sintetizado para dar un pequeño repaso orientativo a la oferta actual de este tipo de herramientas con un pequeño cuadro resumen de sus principales características que se incluirá en la segunda parte del artículo.

Si alguien echa en falta alguna herramienta en este listado, le animo a que haga un comentario proponiendo la inclusión de dicha herramienta. Eso sí, la condición es que exista, al menos, una versión gratuita, aunque sea limitada, de la herramienta.

Alternativas gratuitas actuales

PDFCreator

La herramienta PDFCreator es todo un “clásico”, una herramienta que se distribuye bajo licencia GNU GPL de software libre ha sido (y sigue siendo) una de las alternativas más populares a Adobe Acrobat para crear documentos PDF. Se instala como driver de impresora de modo que “engaña” al ordenador cuando se imprime a través de esta impresora, por ejemplo, desde Word, Excel o un navegador: el driver en vez de imprimir, canalizará el proceso de impresión para crear el documento PDF.

Aunque en la actualidad en MS Office (a partir de la versión 2007) y en OpenOffice/LibreOffice se pueden guardar los documentos directamente en formato PDF, PDFCreator sigue siendo una herramienta de creación de documentos PDF interesante gracias a su madurez y posibilidades de ajustes de los documentos generados.

Sin embargo, el soporte a la firma basada en certificado es muy básico, no se pueden validar los documentos firmados, no se integra con el almacén de certificados del sistema operativo, no soporta tarjetas criptográficas como el DNIe y utiliza malas prácticas como leer los certificados del usuario directamente de ficheros de intercambio de información personal  PKCS#12 (extensiones .pfx/.p12) en vez del almacén de certificados.

Por todas estas razones se puede decir que no es una opción muy adecuada para la firma electrónica basada en certificado electrónico y como veremos actualmente existe hay una buena oferta de alternativas mucho mejores. Su inclusión en este artículo obedece en realidad a su gran difusión y en resaltar precisamente que para la creación de las firmas se deberían utilizar las alternativas que iremos viendo.

ClickSign

Captura ClickSign

Uno de los puntos fuertes de ClickSign es su integración en el explorador de ficheros del sistema operativo

ClickSign es una herramienta de la empresa Isigma. Se trata de una herramienta que ya resulta bastante completa y que no adolece ninguno de los puntos criticados anteriormente en PDFCreator.

La herramienta cuenta con posibilidades de configuración avanzadas que permiten ajustar cosas como los modo attached/detached de la firma, la inclusión de una firma visible (un gráfico con información de la firma, visible en el documento), integración de diferentes dispositivos PKCS#11 y el CryptoAPI de Windows, sello de tiempo, Multifirma, etc.

En cuanto al uso de la misma se ha seguido además una filosofía de usabilidad que me gusta particularmente: para firmar un documento no hace falta arrancar la aplicación, sino que se integra en el explorador de Windows como un menú más (véase la captura).

Sin embargo, la herramienta tiene también una gran pega: la versión gratuita se encuentra muy limitada y añade además una marca de agua comercial a los documentos firmados lo cual, en la práctica, la hace inservible para su utilización en el sector público y también en el privado, salvo que se adquiera la licencia de pago.

Más en la segunda Parte

Esto es todo por hoy, en la segunda parte hablaremos de las herramientas ESecure, XolidoSign, el cliente Standalone de @firma y la herramienta eCoFirma del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

avatar

About Alberto

Jefe de Servicio de Proyectos Tecnológicos en la Acción Estratégica en Salud (Plan Nacional I+D+i) & Profesor INAP

19 Responses to 6 Herramientas gratuitas para firmar electrónicamente Documentos PDF – Parte I: PDFCreator y ClickSign

  1. avatar
    firmando electronicamente adobe acrobat 11 de mayo del 2015 at 15:17 #

    Muchas gracias por tu exposición, que es muy clara y precisa. De Primera Categoría !

  2. avatar
    firmar digitalmente pdf 10 de marzo del 2015 at 13:05 #

    ¡Me encanta! Y soluciona algunos de los problemas más habituales en las actas, por ejemplo. Gracias

  3. avatar
    florentino 28 de febrero del 2015 at 1:46 #

    me gustaria saber los pasos para poder tener la firma electronica ya que ya tengo el certificado digital de fnmt un saludo

    • avatar
      Alberto 7 de marzo del 2015 at 11:30 #

      Hola Florentino,

      Hay varias herramientas para firmar electrónica y la más adecuada depende un poco de cada contexto.

      Ahora bien, como herramienta generalista, te puede recomendar, sobre todo, XolidoSign.

      ¡un saludo!
      Alberto

  4. avatar
    Montse Carbó 21 de febrero del 2014 at 19:25 #

    Buenas tardes,

    Yo también había pensado en hacer algo parecido a lo que comenta Denis y me gustaría saber si finalmente lo ha llevado a cabo y en caso afirmativo conocer la respuesta de los clientes al respecto.

    Saludos y gracias

  5. avatar
    Montaña 5 de noviembre del 2013 at 1:09 #

    Un artículo interesante pero falta decir que hay versiones de Adobe que firmarn con formato propietario.
    La NTI de política de firma para las administraciones admite XADEs, CADES y PADES, pero no la firma de Adobe.
    Adobe entiende PADES pero hay que utilizar versiones que cumplen el estándar de Firma electrónica avanzada PDF (PAdES).

    El BOE no firma en formato PADES recogido en la política de firma porque salió antes que la PF pero lo incorporará

  6. avatar
    angel 8 de mayo del 2013 at 4:05 #

    que tipo de seguridad emplean las firmas. Me interesa la posibilidad de manipular de alguna manera el pdf sin afectar la firma. Sabes algo sobre esto. Como hacerlo?

    • avatar
      Alberto 25 de mayo del 2013 at 23:11 #

      Hola Ángel,

      De lo que se trata precisamente es que eso no sea posible con una firma electrónica.

      Un saludo,
      Alberto

  7. avatar
    Denís 21 de febrero del 2012 at 9:57 #

    Muchas gracias Alberto por tu respuesta a mi comentario.

    Has aclarado las dudas que tenía, ya veo que no está claro del todo a nivel de legalidad y eso, pero bueno, yo presentaré la información que he recopilado y ya decidirán que hacer.

    Te felicito por esta web ya que cuesta encontrar información sobre este tema en particular, supongo que con el tiempo todo lo referente a este tema tenderá a ser más fácil.

    Muchas gracias también por lo del Xolidosign,

    http://cevagraf.coop/

  8. avatar
    Denís Nadal 15 de febrero del 2012 at 18:59 #

    Buenas tardes,

    Trabajo en una imprenta, y he estado mirando todo el tema de firmas digitales sin llegar a tenerlo del todo claro.

    Lo que quiero hacer es simple. Tal y como funcionamos ahora: Enviamos un presupuesto, el cliente lo aprueba, nos dice que sí, ok, pero NO nos envía el Presupuesto firmado, por lo tanto tenemos que llamarle y decirle, “Oiga fírmelo por favor”. El cliente se lo imprime, lo firma, lo escanea y nos lo envía.
    Si no lo tenemos firmado no empezamos la faena y nuuuunca los traen firmados.

    Lo que quiero hacer es saltarme toda esa gestión. Quiero que el cliente pueda firmar nuestro pdf del presupuesto directamente con su Acrobat.
    Lo he mirado a fondo, he estado haciendo pruebas y he llegado a la conclusión de que siguiendo unos pasos si que se puede firmar en cualquier acrobat desde la versión 6, el Reader también permite firmar si el pdf es apto para ello. (Si los creas con pdf creator te permite firmarlo en reader)
    (Si se envía el pdf grabado desde el acrobat profesional con “Acrobat reader ampliado ” también se puede firmar.

    Pero claro, todos los clientes que ahora firman los presupuestos a mano no se va a pegar la paliza de crearse un certificado digital de la moneda y el timbre o dnie, porqué por lo que he visto es bastante difícil, y para firmar un presupuesto cada 2 meses…como que la gente va a pasar fijo. La idea que tengo es realizar un tutorial fácil pero extenso y práctico para cada versión de Acrobat de cómo se crea una firma digital de estas que se almacenan en el pc, o sea una firma de Id digital pero sin certificar por un orgasmo público, sin el “nis”. Y este tutorial colgarlo en la web y enviar un link junto al presupuesto para quien quiera ahorrarse todo ese engorro de imprimir, escanear, etc.

    A todo esto, mi pregunta es, ¿hasta que punto es válida la firma que se puede hacer en acrobat cuando pones tus datos, pero sin certificarlos con un organismo público? Quiero decir, si un cliente que yo sé que paga me firma un presupuesto con el acrobat no tengo problema. Pero si es un cliente nuevo el que firma el presupuesto, del cual aún no sé hasta que punto es solvente, y luego no me paga y tengo problemas. Un presupuesto en el que aparece su email, su nombre, y su firma digital me avalaría delante de un juez o sería papel mojado?
    Hasta que punto es peor eso que imprimir el presupuesto hacerle un garabato y enviarlo firmado?¿En teoría es bastante similar no?

    Tenéis un blog cojonudo, no encontraba a nadie que hablara de esto en español. Otro tema también es el de las firmas con el móvil, ahora que hay tanto friki que tiene internet en el móvil… he mirado si se puede firmar un pdf con el móvil y lo he conseguido, pero de eso a que sea una firma válida, uumf, cómo decirlo, es chungo, chungo.

    bueno, espero que me respondáis.

    PD: Muchas gracias, el post segunda parte no está aún no¿?

    • avatar
      Alberto 15 de febrero del 2012 at 20:32 #

      Hola Denís,

      En primer lugar decirte que no soy jurista ni experto en la materia, simplemente hago un poco de divulgación sobre el tema. En ese sentido, que vaya por delante me puedo equivocar en mis apreciaciones.

      A mi entender, la clave legal en este asunto lo son los apartados 9 y 10 del artículo 3 de la Ley 59/2003. Por una parte, se dice que “no se negarán efectos jurídicos a una firma electrónica que no reúna los requisitos de firma electrónica reconocida en relación a los datos a los que esté asociada por el mero hecho de presentarse en forma electrónica” y por otra parte, se dice que “a los efectos de lo dispuesto en este artículo, cuando una firma electrónica se utilice conforme a las condiciones acordadas por las partes para relacionarse entre sí, se tendrá en cuenta lo estipulado entre ellas.”

      A mi me parece algo escurridizo. Entiendo que se dice que se reconocen efectos jurídicos tanto a una firma electrónica avanzada como a una simple, pero se entiende que ante una impugnación sería el perito que dictaminaría la validez en función de la garantías de autenticidad de la identidad del firmante que considera que aporta el mecanismo utilizado.

      Desconozco cómo funciona el sistema de ids de Adobe, pero si no interviene un tercero de confianza que avale la identidad creada, me temo que se consideraría siempre que las garantías de identidad son nulas y que por tanto la validez legal también (¿cómo sabes que la persona que usa el id es quien dice ser?)

      Pero ojo, yo no he prestado mucha atención hasta ahora a la problemática de las firmas electrónicas que no estén basadas en certificados electrónicos y me puedo estar equivocando de cabo a rabo en este punto.

      Por otra parte, entiendo que es relevante también lo que dice la Ley 34/2002 en el Título 4 (Contratación por vía electrónica).

      Básicamente da bastante cobertura a los medios electrónicos, dice cosas como que “el soporte electrónico en que conste un contrato celebrado por vía electrónica será admisible en juicio como prueba documental” y habla también de la intervención de terceros de confianza.

      En definitiva, la regulación del tema, en mi opinión, resulta un tanto genérica y escurridiza, pero parece dejar bastante libertad a utilizar todo tipo de medios electrónicos para darles cobertura legal siempre y cuando se usen mecanismos que garanticen las propiedades de seguridad que se exigen a una firma (identidad, autenticidad, integridad, etc.) y permitan ser usados como una prueba documental en juicio sólida.

      En ese sentido quizás lo más coherente sería (si la herramienta lo admite) que vosotros emitieseis los ids y se lo hicieseis llegar a los clientes a la vez que ellos os firman un contrato (este por razones prácticas quizás mejor en papel…) aceptando estas condiciones de uso. Es básicamente lo que hacen, por ejemplo, muchos bancos para habilitar el acceso online de sus clientes.

      En cuanto a la serie, supongo que te refieres a la tercera parte, la segunda parte se publicó hace tiempo. La que se me ha quedado un poco estancada por una serie de circunstancias es la tercera parte, la cual publicaré en breve.

      También tengo medio preparada una serie que trata expresamente la validez legal de la firma electrónica, había contemplado sólo la firma basada en certificados, pero me has dado la idea para ampliar el tema un poco más hacia las firmas sin certificado electrónico.

      Por último, una sugerencia: en caso de que finalmente acabaseis pidiendo o admitiendo certificados, usa mejor XolidoSign, es más fácil de usar y firma cualquier PDF, sin necesidad de preparar nada especial con el PDF.

      Un saludo,

      Alberto

  9. avatar
    erny 23 de diciembre del 2011 at 14:46 #

    Con respecto al comentario de Benito y tu respuesta, cabe destacar el caso de:
    * Acceso desde puesto compartido (público o privado), sin el borrado de los datos de perfil (cibercafés, ordenadores de amigo, etc.)
    * Uso del PKCS#12 (.p12) desde un pendrive.

    Creo que en este escenario no poco frecuente la solución de uso del archivo del certificado digital es mucho más seguro que tener que importarlo al almacén de claves, justo porque el usuario no experto no entiende mucho acerca de qué hace el navegador con dicho certificado y cómo configurar el almacén de claves.

  10. avatar
    Benito 1 de noviembre del 2011 at 23:01 #

    Hola Alberto.

    Muy interesante tu post, pero me ha llamado la atención algo que mencionas (y en negrita).

    Por qué consideras como una “mala práctica” que una app permita la selección de un certificado digital en formato p12/pfx?

    Sin duda que daría para mucho que hablar y, por qué no, hasta para un post ;) , pero se me ocurren rápidamente hasta tres razones de peso como para no considerarla una mala práctica, sino al contrario, una práctica muy acertada.

    Accesibilidad 

    Como bien sabes, la accesibilidad no obliga a usar una tecnología u otra, sino ofrecer alternativas al usuario que le permitan acceder a un servicio en caso de no disponer de los medios necesarios inicialmente.

    Y si hablamos de firma electrónica es obligatorio hablar de Applets y Active X.

    La problemática de estos componentes para lidiar con los almacenes de certificados en cada SO, navegador y dispositivo en cada revisión que se publica, ya es bastante handicap como para poner más piedras en el camino, y en este sentido, el poder seleccionar un p12 en caso de que el componente de firma, por cualquier motivo, no pueda detectarlo en el almacén correspondiente, me parece una solución ideal.

    Usabilidad

    Cuántos entornos controlados se te ocurren en los que instalar un certificado digital sea misión imposible por restricciones de usuario (dominio de Windows, cibercafé, ordenador compartido, etc.).

    Aun teniéndolo, instalarías tu certificado en un ciber en caso de que te encuentres de viaje y necesites usarlo?

    Soluciones OTP (one time password)

    Cada vez está más extendido el uso de estas medidas de seguridad, y en el campo de la firma electrónica también, permitiendo el uso de certificados una sola vez (session, tiempo predefinido, etc.).

    Legalidad

    Por último, queda el plano legal. Una firma realizada con un certificado de software tiene la misma consideración en ambos casos, bien seleccionando un p12 o bien seleccionándolo desde el almacén de certificados basado en software, como el que gestionan los navegadores y SO.

    Estamos hablando de Firma Avanzada en todo caso.

    En resumen, pienso que lo ideal es ofrecer cuantos más mecanismo mejor, si son de manera simultánea pues mejor, y así el usuario final es el beneficiado al poder elegir en cada momento la mejor opción.

    Saludos.

    • avatar
      Alberto 2 de noviembre del 2011 at 16:15 #

      Hola Benito,

      En primer lugar, agradecerte tu interés en el artículo y que te hayas tenido también el interés en redactar un comentario de esta envergadura. Son cosas que se agradecen mucho.

      Te contesto también un poco más detenidamente porque tocas un tema que me parece uno de los temas clave en la Administración electrónica y trabajo con certificados electrónicos en general.

      En cuanto a mi comentario, estoy de totalmente acuerdo contigo en el trasfondo de lo que comentas sobre el hecho de que ya hay bastante pegas en el uso de certificados electrónicos y firma electrónica.

      Ahora, en este tema concreto no coincido con tu visión. A mi criterio personal (francamente no he consultado lo que dice la doctrina al respecto), un fichero PKCS#12 me parece demasiado sensible como para reforzar la práctica de utilizarlo como alternativa a un almacén de certificados. Debería ser algo que mantienes bien custodiado para importarlo con cuentagotas en los almacenes que necesites. De todas formas, insisto, es un comentario personal.

      Si una aplicación te obliga a tener ese fichero tal cual, por ejemplo, en el ordenador del trabajo se lo pone fácil a quien te lo quiera robar. Es cierto que este peligro se relativiza por soportar cifrado, pero sigue siendo un fichero que alguien se puede copiar para aplicar tranquilamente una herramienta que pruebe averiguar la clave por fuerza bruta. En la práctica no debería ser muy difícil, no tanto por el algoritmo de cifrado, sino por la amplia tendencia a poner claves triviales de la gente.

      Un fichero PKCS#12 correctamente importando en un almacén de certificados no tiene estos peligros, existe lógicamente también un cierto peligro de ataque en la propia máquina cuando el PIN de acceso elegido es trivial, pero el atacante ya no lo tiene tan fácil como antes al no poder llevarse la copia para trabajar tranquilamente en el tema.

      En este punto quiero hacerte también un comentario sobre el ejemplo de los cibercafés: creo que no es buena idea que un fichero PKCS#12 acabe en un ordenador público, por mucho que lo borres una vez utilizado. No sabes en qué estado de seguridad se encuentra, probablemente en uno lamentable.

      No soy un experto en seguridad y no sé calibrar el riesgo real al que te expones, pero por ponerse a pensar desde luego es fácil pensar, por ejemplo, en troyanos que detecten ficheros potencialmente “interesantes” como aquellos que terminen en determinadas extensiones para hacerse una copia de los mismos nada más hayan sido escritos en el disco duro, sin que el usuario se entere de nada. Si el troyano en cuestión se interesa por los PKCS#12 podrías tener tu certificado en manos de un hacker en un tris.

      Por otra parte, también veo que estas alternativas son buenas a corto plazo para impulsar el uso de los certificados y firma electrónica basada en certificado, pero no me gusta que en la práctica también sirven como excusa para que no se ataque la raíz de los problemas que es la fluidez en el trabajo con los almacenes de certificados, su correcto soporte en todos los SSOO y navegadores relevantes. Además, si hay un tema que a estas alturas me parece verdaderamente lamentable es que los navegadores aún no soporten la firma electrónica basada en certificado de manera nativa y regida por un estándar Web.

      Creo que ya lleva siendo hora hace unos cuantos años que se solucione este tema teniendo en cuenta el peso de este asunto en las políticas públicas de la UE y otras instituciones internacionales. Así nos dejaríamos de Applets y ActiveX que efectivamente son parches totalmente artificiales a este problema, llenos de inconvenientes, y suponen debido a ello fuentes permanentes de quebraderos de cabeza para quienes tenemos que desarrollar aplicaciones Web que usen certificados y firma electrónica y para quienes tienen que sufrir su uso.

      El usuario (y el responsable del sistema) está siempre en alerta ante la expectativa más que probable de problemas ante cambios en el entorno (ssoo, navegador, versiones de los mismos, jvm, etc.)

      Sin embargo, la experiencia de usuario con un programita como los que tratan estos dos artículos es totalmente diferente: puedes tener alguna vez una incidencia al instalarlos, pero una vez instalados correctamente no suelen dar incidencia ninguna, un auténtico placer y alivio cuando has conocido lo otro, de ahí también mi interés en hacer un poco de divulgación del tema.

      De hecho, en mi unidad estamos pensando modificar nuestras aplicaciones Web para integrar esta vía alternativa de utilizar la firma electrónica basada en certificado para quien la prefiera, de modo que usarla vía Web sería una simple alternativa y no la única vía disponible.

      Un fuerte abrazo,
      Alberto

  11. avatar
    Manolo 21 de octubre del 2011 at 10:32 #

    Muchas gracias por sacar a colación esta cuestión para la que cada vez más se nos exige una respuesta definitiva. Es muy interesante lo que dices y apuntas para tus próximos posts.

    Quería antes preguntarte si conoces alguna herramienta de escritorio para firma de PDF que aplique el formato PAdES, que es, después de todo, el que se recomienda en las normas técnicas de interoperabilidad que desarrollan el ENI.
    http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2011-13171

    Muchas gracias
    Un saludo

    • avatar
      Alberto 22 de octubre del 2011 at 1:59 #

      Hola Manolo,

      precisamente una de las herramientas que se verán en el siguiente artículo, XolidoSign, soporta PAdES en su nueva versión que se acaba de estrenar hace apenas una horas…

      Adobe Pro también soporta la firma con PAdES (creo que desde la versión 9) y también el cliente de @firma (del cual veremos su versión standalone) también anuncia que soporta PAdES.

      Lo que no sé decirte en este momento es en qué medida estas implementaciones cubren las 5 partes definidas en la especificación técnica del ETSI. Eso es un tema que tengo pendiente de ver más en detalle de cara al siguiente artículo.

      Un saludo,

      Alberto

  12. avatar
    Alberto 20 de octubre del 2011 at 23:34 #

    Muchas gracias a los dos por vuestras amables palabras.

    Tened por seguro que la segunda parte será bastante más interesante gracias al número y la calidad de las herramientas que se tratarán ;)

  13. avatar
    José Luis Lapuente 20 de octubre del 2011 at 23:20 #

    Un artículo muy interesante. Gracias por compartirlo en la red y enhorabuena por tu blog

  14. avatar
    Fernando Fernandez de Aranguiz 20 de octubre del 2011 at 9:41 #

    Interesante artículo. Gracias por compartir.

Deja tu comentario

Nota importante:

Por razones inherentes al diseño de la plataforma de este blog (WordPress), la información remitida en los comentarios se almacena en una base de datos, ubicada en un proveedor de hosting en EEUU (Hostgator).

Al enviar el comentario está dando su consentimiento expreso e inequívoco a la recogida de estos datos en términos de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de datos personales conforme a su artículo 34. e)

Estos datos se tratarán con el más absoluto respeto a su privacidad y no serán cedidos a terceros en ningún caso.